Orsi se despide de la Intendencia con “nostalgia y entusiasmo”

Orsi se despide de la Intendencia con “nostalgia y entusiasmo”
Compartinos

El intendente de Canelones Yamandú Orsi dejará el gobierno el próximo 1 de marzo para dedicarse de lleno a la campaña electoral tal como lo anunciara en su división ante la Junta Departamental.

Comparó el momento que le toca afrontar con el de dejar el de la docencia en 2004 y apuntó que siente entre nostalgia y entusiasmo por los tiempos que quedan atrás y los que vienen compartimos la carta completa y el video que el jefe comunal público en sus redes

A mi querido pueblo canario
Como en el año 2004 cuando tuve que tomar la decisión de los salones de clases, nuevamente la vida, a la que tanto le agradezco, me pone en un lugar muy particular. Una mezcla de nostalgia y de entusiasmo me empuja a hacer una pausa y trasmitirle a nuestra gente cosas que hoy pienso y siento.


Hoy corresponde dirigirme a mi querido pueblo canario para despedirme de una actividad que nació por el 2005, secretario general hasta el 2015 y desde ahí intendente hasta hoy. Confieso que no me llevó mucho tiempo reconocerme como funcionario municipal ya que en este lugar la Intendencia, que ha sido mi puesto de trabajo por casi 18 años, los y las trabajadoras municipales me hicieron sentir que estaba en mi casa.


Gracias enormes a quienes les ponen el hombro a esta hermosa tarea de servidores públicos. Y por supuesto vaya un enorme agradecimiento a la gente de Canelones por entender y confiar en nuestro trabajo porque en definitiva la obra más importante en un gobierno republicano y democrático es la construcción de la confianza, que es mucho más que creer.

Es convocarnos juntos para fortalecer la esperanza. Y la esperanza tiene relación con lo que se espera. Somos conscientes de lo que nuestra gente espera de un gobierno, más precisamente de un gobierno departamental. Que arreglemos las calles, que alumbremos el barrio, que hagamos habitable una placita o el parque. Nos piden también y con mucha razón que tengamos un barrio limpio, que nos llevemos también la basura, que protejamos el ambiente.


Por supuesto que a medida que vamos avanzando en las respuestas, surgen otros requerimientos, se incorporan en el menú otras necesidades. Y solo se avanza si esa confianza sigue creciendo. Ustedes canarios y canarias han confiado, nos han tendido siempre una mano, han hecho posible esos avances.
No me olvido de que el primer desafío planteado por Marcos Carámbula, en el comienzo de este arduo y rico proceso fue hacer viable esta institución. ¿podía Canelones ser un departamento que caminara firme hacia el crecimiento y el bienestar de su gente? ¿podía la intendencia conducir un proceso de fortalecimiento de los servicios y recuperar la credibilidad como institución?
Se pudo. Y agradezco ser testigo y parte de estas grandes transformaciones de nuestro Canelones. Kilómetros de pavimentación, miles de focos en nuestras calles, los contenedores domiciliarios, nuevos y mejores espacios verdes, los centros culturales, los polideportivos, las canchitas de fútbol infantil iluminadas. Nos comprometimos también con el estímulo a la inversión y la generación de puestos de trabajo.

Las obras, los corredores industriales y logísticos, el fomento a la producción agropecuaria, el apoyo a la pequeña y mediana empresa han sido desafíos permanentes.
Todo esto y lo que surge desde cada mirada, desde cada uno de los casi 600 mil habitantes, constituyen una imagen inequívoca de un departamento en marcha, que avanza también desde la discrepancia o los acuerdos, de lo que hace posible identificar un futuro mejor y con nuevos desafíos. No tengo dudas que la riqueza de nuestro departamento deriva también de su diversidad, lo rural y lo urbano, la costa y el interior, lo metropolitano, los pueblos y villas de la campaña. Todo ese mundo tan complejo como desafiante solo se puede abordar desde la gente en el territorio y para ello vaya mi reconocimiento a los 30 municipios con sus concejales, alcaldes o alcaldesas, con su gente participando y decidiendo. Confieso que sigo aprendiendo a través de su experiencia sobre la profundización y expansión de la democracia.

Sé que falta mucho por hacer, reconozco que hay gente a la que no le ha llegado aún todo lo que espera y merece de un gobierno departamental, por ella hay que seguir trabajando y confío en el equipo que seguirá concretando los proyectos y encontrando los nuevos caminos para avanzar.


La tarea de gobernar es un desafío maravilloso y se la abraza con responsabilidad y por sobre todas las cosas con cariño. Sé que fui electo para una tarea que se extiende hasta el 2025 pero sepan que esta renuncia tiene mucho que ver con lo que de este trabajo en Canelones he podido aprender y valorar. Lo aprendido y la confianza en la capacidad de nuestro pueblo de seguir en ese proceso de acumulación positiva me permiten irme con la tranquilidad de que ni por asomo es esta una renuncia a la vocación de servicio que me ha traído hasta acá, donde la ciudadanía determine allí estaré, pero siempre con la convicción de que se puede hacer mucho más por nuestro país, por nuestra gente, que en definitiva implica estar en el lado correcto de la vida.